Twitter

Cuando el mundo parecía haberse hecho a la idea de que Facebook había llegado para quedarse, descubrimos Twitter, un servicio de red social y micro-bloggeo que permite a los usuarios postear sus pensamientos en tweets, mensajes de 140 caracteres o menos, desde la web, por mensaje de texto o instant message. Twitter parece diseñado para aquellos que consideran que Facebook es demasiado lento, verbosos y muy siglo XIX, y My Space es tecnología del Virreinato (esta benemérita red que enseñó a millones lo que significaba socializar en el ciberespacio fue adquirida por Rupert Murdoch, el zar de Fox, y que tras años de bonanza acaba de despedir al treinta por ciento de su personal). Twitter es un servicio gratuito sin anuncios (por tanto no genera ingresos); es un sistema de comunicación muy ágil, versátil y portátil: no hay que visitar esa página para enviar o leer tweets. Twitter tuvo sus momentos de maduración durante el terremoto de China, cuando un avión comercial acuatizó en el río Hudson y en las manifestaciones en Moldova, Islandia, Georgia y Egipto, pero vino a establecerse como un recurso importante en Irán. Como en todos los medios digitales, es muy fácil sembrar desinformación y falsos rumores por Twitter, así como infiltrar grupos disidentes. Pero también es fácil en estos medios no hegemónicos ni centralizados detectar mentiras y cazar espías. Lo que es obvio es que Twitter es un medio elitista que muy pocos comprenden y aún menos saben usar.
Naief Yehya. La Jornada Virtual. http://www.jornada.unam.mx/2009/07/05/sem-naief.html