Tecnología y felicidad

■ Tecnocultura, nuevo libro del colaborador de La Jornada publicado por Tusquets
Cada vez profundizamos más en el culto por la tecnología: Naief Yehya
■ La computadora y el teléfono celular revolucionan la vida
■ El frenético avance de los adelantos mantiene tiranizada a la humanidad, alerta
■ Hipotecamos la existencia por objetos inútiles, dice
Ángel Vargas
¿Puede la tecnología hacernos más felices? “No”, es la respuesta contundente de Naief Yehya, quien cuestiona una de las principales promesas que vende el capitalismo: que el desarrollo de la tecnología, junto al de la ciencia, otorga mayor libertad, tiempo, bienestar y felicidad a las personas.
“Últimamente me he interesado mucho en eso y me he encontrado con que los expertos sobre el tema de la felicidad coinciden en afirmar que la tecnología no brinda más felicidad, como tampoco el dinero”, explica.
La felicidad “depende de tener un nivel en el que todas las necesidades están satisfechas, con cierta comodidad, y en el cual se abren los espacios para interactuar con la familia, los amigos, el amor. Esos tres son, básicamente, los aspectos que nos conducen a ser felices; las demás, ofrecen satisfacciones”.
Ingeniero de formación y pionero en analizar en medios de comunicación el tema de la relación entre tecnología y cultura, mediante una columna en el suplemento La Jornada Semanal, el especialista sostiene inclusive que el frenético avance tecnológico mantiene tiranizada a la humanidad en una angustia compulsiva de consumo de enseres y objetos generalmente innecesarios.
Reportaje de Ángel Vargas. http://www.jornada.unam.mx/2008/11/20/index.php?section=cultura&article=a09n1cul